Ayudas para energías renovables. Una de cal y otra de arena.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Siete mil millones de euros anuales espera destinar el gobierno en ayudas para energías renovables. La financiación se cubrirá con aportaciones de las empresas suministradoras de energía (comercializadoras de gas natural y electricidad, operadores de productos petrolíferos, etc.). Finalmente, se creará un fondo especial que deberían reducir las facturas de la electricidad de los hogares en un 13% dentro de cinco años.

Las empresas eléctricas se han quejado de que el coste de reducir las emisiones de CO2 recae sobre todo en la electricidad. Ellas cuentan con tecnologías que pueden producir energías limpias, a un coste más bajo que otros usos energéticos como pueden ser los carburantes. Todo esto desnivela el esfuerzo para lograr los objeticos climáticos y penaliza la electricidad cuando compite con otras fuentes como el petróleo.

El Consejo de Ministros aprobó un Anteproyecto de ley que creara el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE). En el que recaerá el costo de las energías renovables y la cogeneración que están incluidos en la parte fija del recibo de la electricidad. Según datos difundidos hoy por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), en el año pasado estas cifras ascendieron a 7.142 millones. Siendo un 40% de los costes fijos del sistema y alrededor de un 16% del recibo doméstico.

ayudas para energías

Comercializadores de electricidad, gas y productos petrolíferos serán los obligados a la financiación del FNSSE y contribuirán a este Fondo en función de sus ventas. Para los sectores menos capaces  de adaptarse y responder al nuevo sistema habrá exenciones  y compensaciones.

El impacto que tendrá en los consumidores no está claro, dependerá de los comercializadores ya que pueden optar por asumirlo para ganar competitividad.

 

Las más perjudicadas serán las petroleras

En estos momentos según la FNEE, a Repsol le correspondería un 20% de los 7.000 millones, a Endesa un 13%, a Naturgy un 12,5%. Igualmente a Cepsa un 11,5%, a Iberdrola un 8%, a BP un 6,5%, a Galp un 4,5%. Entre varios centenares de empresas se repartirán el resto. Como resultado, las cuatro principales petroleras asumirán un 40%. Algunos cálculos apuntan a que un litro de combustible puede costar siete céntimos más.

El Impulsor de estas ayudas para energías renovables ha sido El Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), el cual señala que tiene tres metas con ella: dar señales claras para electrificar la economía, equilibrar las cuentas del sistema para facilitar inversiones y evitar aumentos en el precio de la electricidad.

El déficit del 2019, según las cuentas de la CNMC, ascendió a 527,7 millones y se cubrió con el superávit de años anteriores. Como aún quedaban 1.037 millones al cierre del 2018, este superávit  se redujo a 509,3 millones. Debido a la pandemia, en el 2020, el déficit será mucho mayor, ya que la caída de la demanda reducirá los ingresos.

Impedir un aumento en el recibo doméstico

La Ley del sector eléctrico exige que se ajusten al alza los costes de la electricidad cuando el déficit supere al 2% de los costes. Miteco, estima que habrá una subida entre el 10% al 15% en la parte regulada del recibo. Esto significa que la factura domestica aumentará un 6,5% en un año. María Jesús Montero (ministra portavoz) comento en la rueda de prensa que la subida era “algo intolerable” en la situación actual.

ayudas para energías renovables

En cambio, el desequilibrio en las cuentas del sistema eléctrico generaría incertidumbres en cuanto a su sostenibilidad y frenaría las inversiones en energía eléctrica. Esto retrasaría la electrificación de la economía, parte fundamental en el proceso de descarbonización.

Como consecuencia de todo esto se creará la FNSSE. Será gestionada por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía, permitiendo equilibrar el sistema eléctrico sin endeudarlo y sin aumentar la factura. Durante un plazo de 5 años, esto se irá aplicando de forma gradual a razón de un 20% por ejercicio. Al final del periodo la factura eléctrica doméstica debería reducirse en un 13%.

El FNSEE también podrá retirar fondos adicionales de los Presupuestos Generales del Estado para compensar los desequilibrios. Además, podrá devolver a las empresas los superávits que registren las cuentas eléctricas. El Idea, será el responsable de equilibrar las cuentas del ejercicio y remitir los fondos a la CNMC para que puedan realizar las liquidaciones adecuadas.

Bonificaciones y Exenciones

Como consecuencia de las ayudas para energías renovables, el Gobierno dará bonificaciones y exenciones al FNSSE. Esto evitara doble imposición y ayudar a los sectores con mayores dificultades a adaptarse.  Las primeras serán dadas para el gasóleo agrícola, el consumo eléctrico para almacenamiento, el queroseno para la aviación, el gasóleo para navegación y pesca. Igualmente serán dadas al gas natural para la cogeneración, a la generación eléctrica, al porcentaje de mezclas de biocarburantes en combustibles y de gases renovables.

El Anteproyecto de ley está en proceso con carácter urgente. Dependiendo de cuando se apruebe en el Parlamento podrá comenzar a aplicarse a mediados del próximo año. El Miteco ya tiene en cuenta que las empresas agraviadas recurrirán la medida en los tribunales. Señala que se asemeja a otras ya existentes en la UE y confían en su solidez jurídica.

En MURTEN, como empresa de ingeniería eléctrica en Murcia y Alicante y especialistas en ahorro energético, nos alegramos de esta noticia que beneficiara a todos nuestros clientes. 

Los especialistas del ahorro energético en Murcia y Alicante. Ingeniería eléctrica en Murcia y Alicante. Ingenieros eléctricos en Murcia y Alicante. Operación y mantenimiento de plantas fotovoltaicas en Murcia y Alicante. Ahorro de luz y gas.

     

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario